Brasil Ride: La luz y el color (Parte 1) - Blog BH
15368
post-template-default,single,single-post,postid-15368,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Brasil Ride: La luz y el color (Parte 1)

A pesar de no ser la primera, ni será la última de las pruebas de MTB por etapas que dispute, siempre crea expectación, interés y curiosidad el hecho de dirigirnos a una parte de mundo donde esperas encontrar lo que habitualmente no ves en otras pruebas europeas o norteamericanas. Pruebas más “occidentalizadas” que por desgracia la globalización las hace muy iguales. Como comentaba un amigo, la desigualdad, el contraste y lo remoto te hace trasladarte algunos años atrás.

Brasil Ride es una prueba de MTB que consta de 7 etapas disputadas en parejas. Es la prueba más prestigiosa de Sudamérica.

La mayor prueba MTB de Sudamérica: 7 días, 6.000 Km., 13.000 m. de ascensión

En anteriores ediciones, la prueba se realizó en una zona más interior llamada Chapada Diamantina, pero este año cambiamos de localización. Quizás un sitio menos vistoso, pero con ventajas como que el primer y último día te alojas en un hotel, con la comodidad que supone, con la playa, zonas de ocio y posibles alternativas para aquel que quiera llevar a su familia. Los días de campamento son interesantes ya que es una convivencia más cercana y multicultural con los demás participantes. Conoces gente, aprendes cosas de otros países, de otras culturas y esto es enriquecedor.

El cariño, cuidado y empeño que pone la organización en que pases unos días agradables es de agradecer. El ejército siempre nos acompaña, lo que aporta un extra de seguridad por si alguno se siente “fuera de lugar”. Todo está cuidadosamente marcado, señalado, balizado e indicado por señales y voluntarios. A señalar también que la comida es de buena calidad y acorde con el objetivo de la prueba.

La participación es extensa, variada y de mucha calidad. Aquí están los mejores.

PROLOGO/ETAPA 1: EL RELOJ NOS PERSIGUE
Arraial d’Ajuda – 21 km.
318 m. de desnivel

Nos sorprendemos de la humedad y el calor que hace. Sera la tónica de cada día y algo a lo que difícilmente podremos acostumbrarnos.

Divertidos y rápidos senderos situados junto al mar que son enlazados mediante pistas forestales muy rápidas. Llama la atención la luz y el colorido de todo un pueblo que te transmite alegría y que te anima a pedalear rápido y disfrutar plenamente. Todos buscamos eso, no?

Jamás había cruzados tantos ríos en bici como este día. De todo tipo y de todas formas.

ETAPA 2: CRUZANDO EL RÍO
Arraial d’Ajuda / Guaratinga – 128 km.
2225 m. de desnivel

Esta etapa nos adentra en la selva desde la playa por tramos de pista que te hacen rodar y rodar. No hay grandes desniveles, pero las distancias son largas.

Jamás había cruzados tantos ríos en bici como este día. De todo tipo y de todas formas. Desde el que pasas perfectamente en la bici montado, hasta aquel que te llega el agua al pecho y resulta difícil salvarlo con seguridad.

Desde hoy tengo algo que nos acompañará toda la carrera: la pastilla de jabón. Imprescindible, y que necesitaremos tanto nosotros como nuestra ropa para estar relucientes al día siguiente.

La noche se pasará en el campamento que cuidadosamente ha montado la organización.

ETAPA 3: CONTRASTES
Salida y llegada en Guarantinga – 92 km.
2.894 m. de desnivel

Grandes desniveles, paisajes de valles y selva donde destaca el calor de los pequeños pueblos, donde los niños salen de la escuela y la gente a la calle para ver pasar la prueba. Es insólito que en estas zonas tan escondidas de la civilización, pobres, con calles sin asfaltar, con niños descalzos y justa higiene, ver como una niña te hace una foto con un Smartphone.

Pobres de recursos pero ricos en felicidad. Esto es quizás lo que más me ha marcado de todo aquello que circula alrededor de una prueba como esta. ¿Cómo ha llegado aquí esta gente?… la respuesta es fácil, siempre han estado aquí.

 

ETAPA 4: EXTREMADAMENTE DURA
Salida y llegada en Guaratinga – 85 km.
2.963 m. de desnivel

Selva, selva y más selva… en su más pura definición. Una multitud de senderos de todo tipo y muy técnicos, que son intercalados con unas caminatas interminables debido a la pendiente de algunas subidas. No hay ni un metro de suelo llano, pero afortunadamente aparecen las nubes de forma esporádica y aplaca un poco el calor. La humedad es insoportable.

Tengo la sensación, y la certeza, de que pasamos por sitios por los que no volverá a pasar ningún foráneo hasta que el próximo año vuelva a rodar la carrera. Nosotros a lo nuestro: pedalear constante e ir avanzando cada día más.

How did these people get here? The answer is an easy one, they've always been here.