La importancia del ciclismo de formación - Blog BH
17384
post-template-default,single,single-post,postid-17384,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

La importancia del ciclismo de formación

Todos hemos vibrado con las victorias de grandes profesionales como Alberto Contador, Óscar Freire, Miguel Indurain, Pedro Delgado… y el largo etcétera que supone el palmarés nacional, uno de los más prolíficos del mundo. Sin embargo, ninguno de estos triunfos habría sido posible sin el trabajo previo que se hace en el ciclismo de formación. De ahí la importancia que tiene cuidar este tipo de ciclismo. Si queremos gozar con los mejores éxitos en la cima, tenemos que asentar muy bien la base.

El ciclismo de formación son las escuelas, las carreras y la existencia de grandes equipos como el Burgos BH, que con su recién estrenada categoría Pro Continental sigue fiel a sus valores

El ciclismo de formación son las escuelas y las carreras en las que se curten las jóvenes promesas, por eso es importantísimo la labor de apoyo y existencia de grandes equipos como el Burgos BH, que con su recién estrenada categoría Pro Continental sigue fiel a sus valores, o equipos como el Froiz o Baqué BH, una estructura que en 2018 cumplirá 40 años de historia dentro del ciclismo de cantera.

Equipos como el Froiz o Baqué BH con 40 años de historia han llevado a la cumbre a jóvenes con los que compartían pasión y afición: el ciclismo

En la dilatada historia del equipo Cafés Baqué BH surgieron dos de los que hoy son sus directores: Marino Lejarreta y Rubén Gorospe. Y de sus filas surgieron grandes nombres que nos hicieron disfrutar a todos con sus actuaciones en el panorama internacional como Julián Gorospe (sumando etapas en Tour de Francia y La Vuelta), Igor Astarloa (Campeón del Mundo en Ruta y de la Flecha Valona en 2003), Joseba Beloki, Mikel Zarrabeitia, Pedro Horrillo…

Bien es cierto que con el salto de categoría, 2018 va ser un gran año del Burgos-BH. Presencia en las principales carreras a nivel europeo y mundial, y con un objetivo claro en el horizonte: estar en presentes en Málaga el 25 de agosto para la salida de La Vuelta a España. Pero no hay que olvidar que desde que se creó en 2006 ha visto como corredores de la talla de Sergio Pardilla o Lluis Mas (ambos ahora mismo en el Caja Rural-Seguros RGA), Óscar Pujol (que acumula victorias en Japón), Rafa Valls, recientemente fichado por Movistar, Carlos Verona o incluso internacionales como Jacques Janse Van Rensburg han formado parte de él.

2018 va ser un gran año del Burgos BH. Presencia en las principales carreras a nivel europeo y mundial, y con un objetivo claro en el horizonte: estar en presentes en Málaga el 25 de agosto para la salida de La Vuelta

Burgos BH y Baqué BH, dos estructuras sin las que no podría entenderse gran parte de la trayectoria del ciclismo español de los últimos años. Dos equipos que hacen una labor ejemplar formando y entrenando chavales que luego saltarán al pelotón internacional y nos harán vibrar en los sofás mientras vemos las etapas de las Grandes Vueltas.

Pero el ciclismo formativo o de base necesita un impulso más allá de la ilusión de quienes montan estructuras más o menos estables con patrocinadores locales para poder competir. Entre todos tenemos que lograr una mayor implicación para que los jóvenes adquieran experiencia, triunfos y fracasos antes de dar el salto a profesionales. No todo es cuestión de ilusión, por un lado, y aporte económico por otro, también hay que encontrar la voluntad y predisposición a crear carreras y eventos en los que estos equipos puedan competir.

El ciclismo formativo necesita un impulso más allá de la ilusión de quienes montan estructuras. Entre todos tenemos que lograr una mayor implicación para que los jóvenes adquieran experiencia, triunfos y fracasos antes de dar el salto a profesionales

Si nos fijamos en el ciclismo belga, un país mucho más pequeño en cuanto a población, es envidiable la pasión que mueve este deporte. Los niños juegan a ser Merckx, Gilbert o Boonen en lugar de futbolistas. Y para comprobarlo no hay más que ver los bordes de las subidas al Kapelmuur, Kwaremont o Koppenberg en cualquiera de las carreras, no sólo en el Tour de Flandes, para comprobar que esta pasión une a generaciones de abuelos a nietos, todos gozando por igual.

Si nos fijamos en el ciclismo belga, un país mucho más pequeño en cuanto a población, es envidiable la pasión que mueve este deporte. Los niños juegan a ser Merckx, Gilbert o Boonen en lugar de futbolistas

Y no sólo hablamos del calendario de clásicas (Tour de Flandes, E3 Harelbeke, Omloop Het Nieuwsblad, Gante-Wevelgem…) sino también las pruebas más pequeñas y de diferentes categorías que salpican el calendario europeo. Lo mismo ocurre con Holanda… y mucho más con Francia, un país con una extensión de terreno y número de habitantes más próximo a España que a sus vecinos centroeuropeos.

Por eso debemos cuidar el ciclismo de formación. Porque haciendo lo contrario que los belgas y poniendo un símil futbolero, nadie concibe ningún club, ni siquiera los más grandes y más ricos, sin su cantera. Y en ciclismo estos equipos son la cantera del deporte. Son los encargados de motivar a los chavales a entrenar, pero sin descuidar sus estudios, quienes dirigen su trayectoria enseñándoles cómo superar los momentos complicados, gestionar sus ansiedades y asimilar sus triunfos. En definitiva, son los que moldean a los profesionales y personas que luego todos admiraremos.

Estos equipos son los encargados de motivar a los chavales a entrenar, pero sin descuidar sus estudios, quienes dirigen su trayectoria enseñándoles cómo superar los momentos complicados. Son los que moldean a los profesionales que luego todos admiraremos