Expedición Kilimanjaro. No hay nada imposible - Blog BH
17331
post-template-default,single,single-post,postid-17331,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Expedición Kilimanjaro. No hay nada imposible

La palabra imposible no aparece en el diccionario de Juanito Oiarzabal. Y quizá no aparezca porque es una persona metódica, precavida y muy previsora, cualidades que le han servido para lograr todas sus hazañas (como la conquista de los 14 “ochomiles” del planeta sin ayuda de oxígeno) y seguir planteándose nuevos retos que pocas personas en el mundo se plantearían. Como la posibilidad de ascender al Kilimanjaro (5.892 m) en bicicleta y ser el primer español en conseguir hacer cima.

La palabra imposible no aparece en el diccionario de Juanito Oiarzabal. Y quizá no aparezca porque es una persona metódica, precavida y muy previsora, cualidades que le han servido para lograr todas sus hazañas

El objetivo de esta aventura es ver si, en un futuro cercano, esta expedición puede estar abierta al resto de ciclistas, pero si alguien debe dar antes su opinión, si alguien debe antes cerciorarse de que el camino es factible (viable y ciclable), ese es Juanito Oiarzabal. Él conoce su cumbre, sabe que se puede pedalear en ella. Lo ha subido varias veces, pero siempre andando, y con la bicicleta los tiempos son diferentes.

El objetivo de esta aventura es ver si, en un futuro cercano, esta expedición puede estar abierta al resto de ciclistas

Una expedición de esta envergadura requiere un montón de preparación, tanto física, como mental y de material, pero hay una cuestión de capital importancia que no se puede resolver hasta que no llegas allí. Además del estado de los caminos y senderos por los que se va a transitar, tanto de subida como de bajada (un aspecto del que no hay que olvidarse, todo lo que sube, baja), la aclimatación a la altura es la parte que puede resultar más complicada.

“Cuando subes andando tienes más tiempo para irte aclimatando, poco a poco, al cambio de altitud, pero en bicicletas vas mucho más rápido. Lo que habitualmente se hace en un día lo has recorrido en pocas horas… y el objetivo es alcanzar la cumbre en 5 días, pero a lo mejor necesitamos más tiempo por el simple hecho de que la aclimatación es más lenta de lo que las bicicletas nos permiten ir”.

“Cuando subes andando tienes más tiempo para irte aclimatando, poco a poco, al cambio de altitud, pero en bicicletas vas mucho más rápido. Lo que habitualmente se hace en un día lo has recorrido en pocas horas…

La subida hay que prepararla de forma concienzuda, analizar muy bien el recorrido de subida (hasta ahora desconocido para Juanito, ya que se hará por una vertiente diferente a la habitual que se toma cuando se hace andando) y el de bajada. Saber si hay lugares en los que hay que portear la bicicleta en brazos o empujando, conocer todos y cada uno de los detalles del recorrido.

¿Pero de dónde le viene a Juanito Oiarzabal su “nueva” afición por el ciclismo? Desde su ascenso al K2 en 2004, cuando sufrió la amputación de los dedos de los pies por congelamiento, Juanito encontró en la bicicleta una compañera perfecta para entrenamientos y desplazamientos. De ahí a afrontar nuevos retos no hay más que un paso, como su participación en la Titan Desert en el año 2014 y otras aventuras a las que se ha enfrentado durante estos años, siempre acompañado por BH.

¿Pero de dónde le viene a Juanito Oiarzabal su “nueva” afición por el ciclismo? Desde su ascenso al K2 en 2004, cuando sufrió la amputación de los dedos de los pies por congelamiento, y encontró en la bicicleta una compañera perfecta para entrenamientos y desplazamientos

Por eso, para ayudarle en esta aventura, qué mejor compañera que la BH Rebel Lynx, con el motor Yamaha 250W, cuyo elevado par de 80Nm es ideal en las situaciones extremas que se encontrarán en el Kilimanjaro. La gran integración del motor en la estructura del cuadro se traduce en un centro de gravedad muy bajo, lo que garantiza una gran maniobrabilidad y permite el uso de monoplato o doble plato. Además, no ofrece ninguna resistencia en el modo “sin asistencia”.

Para ayudarle en esta aventura, qué mejor compañera que la BH Rebel Lynx, con el motor Yamaha 250W, cuyo elevado par de 80Nm es ideal en las situaciones extremas que se encontrarán en el Kilimanjaro

Por otro lado, la batería es de 500WH que garantiza una autonomía de hasta 120 km y tiene un modo de carga rápida que alcanza el 80% de su capacidad en hora y media. Otro de los puntos fuertes de la Rebel Lynx es el esquema de suspensión trasero Split Pivot, que permite una gran manejabilidad en las bajadas, ofrece mucha tracción y eficiencia en el pedaleo y una gran rigidez lateral del triángulo trasero.

La apuesta por una bicicleta de pedaleo asistido como la Rebel Lynx en una aventura tan llena de incertidumbre como esta es un valor seguro, ya que el potente motor y la alta capacidad de la batería le ayudarán en los momentos más complicados. Además, es un buen punto de referencia para saber si, en el futuro, se puede afrontar la subida al Kilimanjaro con una bicicleta convencional o, por el contrario, la montaña tanzana es capaz de derrotar a uno de los aventureros mejor preparados de España.

La apuesta por una bicicleta de pedaleo asistido como la Rebel Lynx en una aventura tan llena de incertidumbre como esta es un valor seguro que le ayudará en los momentos más complicados