Trans-Nomad’17 desde dentro ¡esto sí es aventura! - Blog BH
16282
post-template-default,single,single-post,postid-16282,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

Trans-Nomad’17 desde dentro ¡esto sí es aventura!

Este mes de septiembre los Pirineos se han teñido de diversos colores. Color aventura. Color Mountain bike. Color Trans-Nomad 2017. Color BH.

Y en esa esencia destacó el rider del BH Miranda José “Ze Manel” Borges,  campeón de la prueba a lomos de la nueva BH Lynx 5. También, Antonio Ortiz, uno de los embajadores para pruebas de larga distancia que cambiaba su Lynx Race por la nueva Lynx 5 para enfrentarse a esta prueba de Enduro por etapas.

El verdadero MTB se concentra en esa dulce frase que entonamos al pasar por la última línea de meta: “yo finalicé la Trans-Nomad’17”

Pero nuestra presencia también ha sido a través de otros riders, más anónimos, igualmente competitivos, dando el máximo de sus posibilidades. Su objetivo real no era ser campeones, pero si poder entonar esa dulce frase al pasar por la última línea de meta: “yo finalicé la Trans-Nomad’17”.

Siempre es complicado gestionar una larga jornada de pedaleo y ciclo-alpinismo bajo la lluvia y la nieve. Pero es lo que tiene la alta montaña ¡viva la montaña! ¡vivan los Pirineos!

Una aventura como ésta hay que tomársela con calma. Son 4 días de mucha dureza. 4 días en los que se pone a prueba tanto al rider como a la máquina. Esta edición ha estado marcada además por una meteorología cambiante en la que el mismo día se pasaba del frío y la nieve al sol. Niebla y lluvia también fueron compañeras habituales. Siempre es complicado gestionar una larga jornada de pedaleo y ciclo-alpinismo bajo la lluvia y la nieve. Pero es lo que tiene la alta montaña ¡viva la montaña! ¡vivan los Pirineos!

Pruebas como la Trans-Nomad son mucho más que las horas que pasas encima de la bicicleta. Son noches de campamento. Es convivir con 80 participantes de muy diversas nacionalidades a los que les une (nos une) la misma pasión, el Mountain Bike (sí, Mountain Bike con mayúsculas). Y esto también es parte de la aventura.

El campamento es parte de la carrera. Las jornadas son largas y muy duras, y cuando llegas aún no ha terminado el día . Es tiempo de agua y jabón para lavarte y lavar la ropa. Tiempo de mimar la bici, arreglar desperfectos, ajustarla y dejarla a punto para el día siguiente. Casi sin darte cuenta se hace la hora de cenar y de acostarse para recuperar las fuerzas.

Por mucho que te lo cuenten es muy difícil prepararse para una aventura como ésta. La condición física, el entrenamiento mental, el material... todos son factores clave

Por mucho que te lo cuenten es muy difícil prepararse para una aventura como ésta. En el aspecto físico, hay que ser consciente de que se pasan muchas horas empujando la bici o cargando con ella. Se anda mucho. Se superan todos los días los 2.400 metros de altitud (con todo lo que ello implica de meteorología, dificultad para respirar, etc.). Pero esa preparación no es única, el entrenamiento mental, ser consciente de las dificultades que vamos a pasar y que tendremos que gestionar muy bien las fuerzas, se vuelve igualmente fundamental.

También hay que saber preparar muy bien el equipaje y el material. La organización se encarga de trasladarlo de un campamento a otro cada día, pero existe una limitación a una bolsa de 80 litros de capacidad. Esto obliga a saber gestionar muy bien qué vamos a llevar. Evidentemente son necesarios los repuestos y recambios ¿pero cuántos podemos cargar? Aconsejan unos pack imprescindibles en los que se incluye alguna cubierta, cámaras y calas de repuesto. Pero tampoco hay que perder la cabeza. Existe un servicio mecánico oficial durante la prueba al que podremos recurrir si lo necesitamos.

Es muy importante pensar que estaremos en alta montaña, que rápidamente podemos pasar de un estupendo día soleado a temperaturas bajo cero y con nieve, por lo que hay que saber elegir muy bien la ropa que llevaremos. Tener en mente que la ropa puede mojarse todos los días y que le puede costar estar seca al día siguiente, por lo que hay que llevar la suficiente. O que a nadie se le ocurra aparecer con unas zapatillas tipo XC con la suela rígida ¡no llegarán al final del primer día! Hay que llevar unas específicas de Enduro o All Mountain con una suela que agarre, ya que se anda, y mucho, sobre terrenos complicados.

Que a nadie se le ocurra aparecer con unas zapatillas tipo XC con la suela rígida ¡no llegarán al final del primer día! Se anda, y mucho, por terrenos complicados.

Volviendo al entrenamiento físico, durante 4 días nos enfrentaremos a bajadas muy largas y muy duras después de haber estado mucho tiempo cargando la bici. Descensos con gran desnivel y terreno cambiante. Empezamos en zonas descarnadas, con suelo de rocas, para llegar a los bosques de las faldas del Pirineo. Bajadas que pueden llegar a durar más de 15-20 minutos.

Lo cierto es que el paisaje y sus cambios según descendemos son todo un espectáculo para la vista y los sentidos. Y aunque cualquier amante del mountain bike, de la montaña y del deporte en general lo disfruta de manera apasionada, hay que tener buenos brazos, y piernas, para aguantarlo durante cuatro días. Y una buena mentalidad para no perder la concentración. El terreno es duro. No podemos despistarnos y cometer un error, hasta los errores más tontos se pagan.

Empezamos en zonas descarnadas, con suelo de rocas, para llegar a los bosques de las faldas del Pirineo en bajadas que pueden llegar a durar más de 15-20 minutos.

La Trans-Nomad ha permitido a los participantes llegar a sitios increíbles, conocer parajes a los que muy pocos acceden. Y aunque sea porteando la bici durante horas, la recompensa que ofrecen los Pirineos merece la pena (tanto que ya contamos los días para el próximo año). Es una carrera especial. Es mucho más que una carrera. Una aventura. Una experiencia global que te cambia la forma de ver el Mountain Bike.

La experiencia de Antonio vs “Ze Manel”

Ante esta oportunidad, quisimos sumar un aliciente más a la prueba: Enduro vs XC. “Ze Manel” Borges vs Antonio Ortiz. Dos corredores de características muy diferentes, como Antonio Ortiz, especialista en XCM y pruebas de larga distancia, y José Borges, rider de Enduro. Ambos testarían sobre el terreno la nueva Lynx 5.

¡El resultado no pudo ser mejor! Victoria final de Borges, experimento completado con éxito. También hay que resaltar que Antonio estuvo todos los días peleando por el Top-10… y si no fuese por dos malas jornadas de pinchazos, seguro que habría acabado entre los mejores.

Dos corredores de características muy diferentes: Antonio Ortiz (especialista en XCM) vs José Borges (rider de Enduro). Ambos testando sobre el terreno la nueva Lynx 5.

Pero no sólo se trató del resultado en la clasificación final. Ambos corredores se ayudaron y aconsejaron mutuamente. “Ze Manel” desveló a Antonio algunos secretos para pasar las zonas más complicadas a las que no estaba acostumbrado, cómo enfrentarse a los grandes desniveles y zonas de rocas, o como abordar las zonas de “ciclo-alpinismo”.

Ortiz, por su parte, ayudó al portugués a gestionar las fuerzas en las largas jornadas de pedaleo y a mantener la concentración durante los 4 días de la prueba. También cómo afecta el cansancio acumulado y la importancia del descanso y la planificación.

¡El resultado no pudo ser mejor! Victoria final en la prueba para Borges. Experimento completado con éxito. La Lynx 5 dominó los Pirineos

Su aliada para esta aventura ha sido la nueva BH Lynx 5. La nueva “todo-uso” con 130 mm de recorrido de suspensiones. Y se ha mostrado como baza ganadora sobre el terreno. De nuevo, experimento completado con éxito.

Su esquema Split Pivot, los ejes Boost, la geometría con un centro de gravedad más bajo y un agresivo ángulo de dirección a 66º, y la posibilidad de montar ruedas de 27,5+, son algunos de los elementos que han llevado a José Borges a ganar la Trans-Nomad’17.

Y recordad, ya quedan sólo 364 días para la próxima aventura Trans-Nomad.