filtrar resultados

Filtrar por

Pasión y perfección. Estas son las palabras que mejor definen a Mick Hoogwerf. Un amante del deporte, especialmente del ciclismo.

A pesar de haber nacido en Holanda, Mick y su mujer Wilma llevan establecidos desde hace años en Girona. Tiempo suficiente para conocer cada entresijo de la carretera de Tossa de Mar, cada rampa de Vallter 2000 o que en el Hors Categorie de Robert Gesink, sepan de su gusto por el café ristretto y la tosta tumaca con jamón –tradición catalana en un café-ciclista con raíces holandesas.

Esa mezcla de ambiente cosmopolita y localmente auténtico, y el sentir de comunidad y esencia ciclista es lo que empujó a Mick a dejarse llevar por las emociones. Cambió una carrera profesional de casi 30 años por un nuevo reto: cumplir el sueño de vivir de su mayor pasión, el ciclismo.

Raíces oranje

BH Bike

La bicicleta ocupó una parte fundamental en la infancia de Mick –como en la de todo niño de los Países Bajos. No hay más que ver los gigantescos aparcamientos para bicis en cualquier estación de ferrocarril, y es que los desplazamientos más cotidianos de los holandeses giran en torno a los pedales y a las dos ruedas.

Ese uso rutinario de la bici, se torna en pura emoción cada mes de julio. En la década de los 70 y 80 los televisores sintonizaban NOS para ver a Joop Zoetemelk portar el maillot amarillo hasta los Campos Elíseos, y a los Kuiper, Winnen o Theunisse triunfar en Alpe d’Huez. Ilustres apellidos que bautizan gran parte de las 21 curvas de la montaña de los holandeses.

Mick siempre soñó con sumar Hoogwerf a esa lista de apellidos ciclistas históricos. Apasionado de los deportes, ha practicado skateboard y snowboard a lo largo de su vida, pero desde hace varios años su foco gira exclusivamente en torno al ciclismo de carretera y lo que éste significa: velocidad, esfuerzo, libertad…

Su dedicación no es la misma que podía tener con 20 años, pero su pasión y esfuerzo permanecen intactos. Ahora combina sus entrenos con las rutas que hace junto a los huéspedes de su pequeño hotel bike friendly en las inmediaciones de Girona y el Gavarres.

“ El ciclismo significa libertad para mí, por eso amo todo lo que tiene que ver con la velocidad, la perfección y el placer de dar el 100% de mí mismo en cada cosa que hago ”

Mick Hoogwerf

“ El ciclismo significa libertad para mí, por eso amo todo lo que tiene que ver con la velocidad, la perfección y el placer de dar el 100% de mí mismo en cada cosa que hago ”

Mick Hoogwerf

Un ciclista "profesional" amateur

BH Bike

No son pocos los días en que Mick sorprende al amanecer listo para comenzar su ruta diaria. Hoy es el Hincapie Loop el testigo de esta salida matutina. Pero, días atrás lo fueron el macizo de las Gavarres, Rocaborba o Pont de Pedra. 400 km de carretera a la semana denotan esta pasión compartida con tantos. La búsqueda de la perfección. El disfrute de una afición.

En cualquier caso, si hablamos de competiciones, Mick lo tiene claro. Ama el Tour de Francia, pero añora esos tramos de pavés y exigentes muros propios de las clásicas de su Holanda natal, o de la vecina Bélgica. Quizás por ello, cuándo le preguntas cómo se definiría a sí mismo con una carrera, no duda en responder: Liège-Bastogne-Liège. La decana. Una carrera versátil, exigente, que te hace rodar al máximo en cada uno de sus tramos. Más de 200 kilómtetros de perfección y rendimiento. Las mismas características que Mick exige a su bici, y a sí mismo.

En este aspecto se siente identificado con su papel en el vídeo de Aeroligth. La batalla entre el deseo de trabajar con el corazón y la realidad de trabajar en un mundo corporativo, ha sido decisiva para llevarle a donde está hoy.

Con esas influencias marcando su camino, Mick se decidió por seguir sus emociones. Actualmente ha conseguido aunar su entusiasmo por el mundo del ciclismo con su trabajo, mediante la regencia de su hotel Equipe Guesthouse Girona.

Creo que el ciclismo aúna los valoresque considero importantes en mi vida
BH Bikes
EQUIPE GUESTHOUSE GIRONA

Mick creó el proyecto Equipe Guesthouse Girona pensando en ofrecer un entorno tranquilo y relajado a sus huéspedes.

El hotel rezuma su esencia y alma en cada esquina, con diseños sutilmente elegidos y cuidados. Un hogar con sello de autor, donde disfrutar de un ambiente único para los apasionados de la bici. Además, puede darse la circunstancia de coincidir con algún que otro «pro».

Da lo mismo ser un ávido ciclista o un iniciado, en sus alrededores descubrirás un verdadero paraíso ciclista apto para todos los niveles.

Este hotel es el lugar en el que Mick invierte buena parte de su tiempo, comprometido con dar siempre lo mejor de sí mismo en todos los aspectos. Esa búsqueda incesante de la perfección, a la par que su pasión por el ciclismo y sus ganas de transmitírsela a los demás, es lo que hacen de Mick el perfecto homónimo de la Aerolight.